Historial de febrer, 2018

Secuestro de miles de vehículos pesados por el Servei Català de Trànsit i la Direcció General de Transports i Mobilitat

Medida adoptada no como precaución sino con un evidente ánimo recaudatorio con multas de hasta 500 €

En el día de ayer, 27 de febrero de 2018, a las 14:22 h. se nos comunicó por el Servei Català de Trànsit y la Direcció General de Transports i Mobilitat, que en atención a la situación meteorológica prevista para las próximas horas, con riesgo de intensas nevadas en todo el territorio se había acordado que a partir de las 16:00 h. se aplicaba una prohibición absoluta de circulación para los vehículos pesados de MMA superior a 7,t Tn, así como que la restricción se levantaría en función de las previsiones y la situación de las carreteras.

Esta mañana, 28 de febrero, a las 9:00 h., el Comité Técnico del Pla NEUCAT en fase de emergencia ha valorado mantener la situación de restricción de los camiones de más de 7,5 Tn., a estas horas aún continúan cortadas todas las carreteras.

Entendemos que tras la experiencia en la anterior nevada, principalmente en la zona Norte y en la AP-6, donde quedaron atrapados miles de profesionales y ciudadanos durante más de 20 horas, se debe proceder con precaución, como sector que realiza su actividad en la carretera somos conscientes de la necesidad de aplicar medidas de seguridad vial.

No obstante, salvo la necesidad de paralizar durante unas determinadas horas de la tarde de ayer, no consideramos que las medidas aplicadas sean adecuadas, tanto porque no se trata de la misma situación en tanto que las previsiones meteorológicas han permitido prepararse con la antelación suficiente; como porque la paralización en toda la red viaria catalana de unos 40.000 transportistas en el día de hoy es una medida desproporcionada y excesiva dada la situación climatológica, con la circunstancia de que incluso ha llovido menos que cualquier día normal y las carreteras están en perfecto estado en una gran parte de la red viaria, principalmente, en Barcelona y alrededores, con un tráfico poco significativo, por lo que lo correcto hubiese sido ajustar las medidas a las zonas afectadas, más aún en cuanto se está anunciando desde primera hora que sobre las 12:00 h remitirán las nevadas.

Igualmente, discrepamos que esta medida se haya adoptado no como precaución sino con un evidente ánimo recaudatorio para imponer multas de hasta 500 € por circular a los camiones.

Consideramos que el Servei Català de Trànsit está perjudicando seriamente al sector del transporte de mercancías, que está sufriendo una prohibición que ningún otro sector admitiría, con un gran número de conductores fuera de casa, y con un perjuicio económico que aumenta cada hora. Con esta paralización por decreto todos podemos estar tranquilos, dado que, evidentemente, si no se circula y se paraliza a la población no habrá problemas de circulación, ni atascos, pero ello no demuestra una gestión eficaz, al contrario, nos encontramos ante una gran irresponsabilidad, tanto a nivel social como económico, con el secuestro de miles de vehículos pesados por el Servei Català de Trànsit i la Direcció General de Transports i Mobilitat.

Por lo expuesto, esperamos que se proceda de inmediato al levantamiento parcial de la prohibición, permitiendo la circulación de los vehículos pesados en las zonas no afectadas por las nevadas, ordenando a la Policía de la Generalitat- Mossos D’Esquadra y Policía Local, que se abstengan de sancionar a los profesionales que están realizando su trabajo con gran profesionalidad y precaución, limitándose a prestarles asistencia en caso de necesidad como al resto de ciudadanos y colaborando con ellos para una mayor seguridad de todos en las carreteras.

 

 

En Abril del pasado año, la Comisión Europea denunció formalmente ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea al Reino de España por posible incumplimiento de la Reglamentación europea sobre condiciones de acceso a la profesión de transportista, al considerar que el requisito de flota mínima establecido en la normativa española (disponer inicialmente de un mínimo de 3 vehículos para acceder por primera vez al sector del transporte pesado de mercancías) pudiera resultar desproporcionado y discriminatorio.

 

En este sentido, el Gobierno español basó su posición para defender el citado requisito de acceso al sector en la excesiva “dispersión” que caracteriza al sector empresarial español, contribuyendo a la “opacidad” de nuestro mercado, lo que hace aconsejable establecer el requisito de flota mínima para “ofrecer más transparencia y una mayor seguridad jurídica y económica a las relaciones comerciales entre los transportistas y sus clientes”, amparando dicho requisito adicional en la previsión recogida en la Reglamentación europea que faculta a los Estados miembros a exigir “requisitos adicionales”.

 

Sin embargo, el Tribunal de Justicia de la Unión Europeo ha resuelto mediante sentencia dictada hoy, jueves 8 de febrero, no admitir tales argumentos, al considerar que del Reglamento europeo sobre acceso al sector (Reglamento 1071/2009, de 21 de octubre de 2009) se desprende claramente que “cualquier empresa que disponga al menos de un vehículo, debe poder obtener una autorización de transporte público, sin que los Estados miembros puedan establecer, como condición adicional, un número mínimo de vehículos distinto del fijado en esta disposición”.

 

Tras la publicación de la sentencia por el Tribunal europeo, el Gobierno español está obligado a adoptar sin demora las medidas necesarias para ponerle fin al incumplimiento de la normativa europea, y en caso contrario, el Tribunal podrá imponerle el pago de una cantidad a tanto alzado o una multa coercitiva hasta que la sentencia sea cumplida. En consecuencia, ello obligará a modificar el proyecto de reforma del Reglamento de Ordenación de los Transportes Terrestres que en la actualidad tramitaba el Ministerio de Fomento, en especial en lo relativo a los requisitos de acceso a la actividad del transporte por carretera, lo que afectará no sólo al transporte de mercancías sino también al transporte de viajeros en autobús, debiendo eliminarse en consecuencia los actuales requisitos de flota mínima para acceder al sector, establecidos en 3 camiones en el transporte de mercancías y en 5 autobuses en el transporte de viajeros.